POESÍA

REPORTE DE DAÑOS

Clo Domínguez


No hay lugar en el mundo
para gente como tú
nunca encontrarás el camino.
No hay regreso ni futuro.
Las miradas hambrientas
la voz enmudece
el ruido cae
como ángel.


No hay lugar en el mundo
para gente como tú
porque la muerte no viene ni va
la voz llena de pájaros
cava una tumba que no llenarás.


JANITO, 25 AÑOS


No estoy loco
el doctor dijo sicótico
los cigarros, el copete, la pasta, maría…
¡calienta la comida!
¡no, cómetela fría!
no puedo más
vivir así
este planeta
y que corra que corra
para todo el que quiera…
(suena soft folk)


JOSÉ, 21 AÑOS


una luz en mi pieza
en mi ventana
corrí hacia ella
salté y sentí que volaba
no caí nunca
no
caí
nunca
caí no
caí
los ojos cerrados
y la luz igual
algo que la llenó de tibieza
como agüita tibia en el corazón
esa luz era dios
y volé.


MARÍA, 35 AÑOS


No duele el cuerpo los locos no sentimos nada
nos duele un sonido por dentro, atronador
como una roca que se triza
y esa roca es el alma.


Por eso grito
porque me estoy quebrando
sorda y sin alma.


BENITO, 45 AÑOS


Compasión, me decían que debía tener compasión
lo entendí, solo era ponerse en el lugar del otro
ser empático
caminaba en la calle
hacía contacto visual con alguien y era yo
miraba para cualquier lado y era yo
en diferentes cuerpos y era yo
tratar de entender qué tenía yo para decirme:
años sin poder hablar del espanto


ANTONIO, 25 AÑOS


Casi mil millones de personas pasan hambre
130.000 metros cuadrados de bosque desaparecen al día
mil millones
mil millones de personas, es mucha gente
mil personas son muchas
millones de personas demasiadas
y los bosques, los bosques, los bosques.
Los diablitos, los diablitos, los diablitos
así no más los diablitos, chiquititos los diablitos…


JORGITO, 60 AÑOS


A mí me gustan las niñas
me enseñaron que las niñas son bonitas
y a las niñas les gustan los niños
¿y yo soy niño o no?
Sí, yo soy niño
me gustan las niñas
me gusta su olorcito.


NURY, LA SANTA, 23 AÑOS


Yo tenía dos niñitos
uno guagüito de once meses y el otro de dos años.


venid y vamos todos, con flores a maría
que madre nuestra es


Tan lindos
tan ricos, me daban nervios.
Jugábamos todo el día
corríamos por la casa
les decía
¡te voy a pillar!
¡Si te pillo, te como!


Un día lo pillé
no corrió
se reía
y de los nervios y lo rico que estaba
le mordí la pancita y no pude parar...


alá baré alá baré alá baré alá baré a la baré a mi señor


No me lo comí entero
solo las vísceras decía el reporte
al otro no
le alcancé a morder los dedos de los pies
no más.


MARÍA ALEJANDRA, 30 AÑOS


Déjame contarte chiquilla
aunque no lo creas
antes yo era un men
estaba desesperada
las listas de espera
las miradas de la gentuza
me tenían enferma, por eso estoy aquí
un día me fui a la farmacia
compré bialcohol, dimecaina y un bisturí
y me lo corté
si esa cuestión no me servía
lo odiaba, lo corté todo
me fui hospitalizada
ahora
estoy aquí recuperándome
así no más, dirán que estoy loca; pero soy feliz.


RICARDO, 36 AÑOS


Me hago el loco
así nadie me molesta.
Tenía una relación con una mina
era terrible
me molestaba por todo
un día subí a la azotea del edificio Atalaya
y grité que me iba a suicidar.
Llegaron los pacos
los bomberos
ambulancias
no tuve más salida que decir que me iba a matar
porque no podía echarme para atrás.
Prefiero estar aquí
a aguantar a esa loca en mi casa.


BEATRIZ, 30 AÑOS


Soy pastera
no me gusta la pasta
pero estoy enganchada
mi mamá me metió aquí
me dice
que tengo que pensar
que mi hijo
que ella no da más
que me tengo que superar.


Yo no quiero pensar en nada
me trae cachantún y
delante de ella
la abro me la tiro de la cabeza a los pies
para que entienda que una solo se limpia por fuera.


HANNIBAL, 34 AÑOS


La maté la maté
no se callaba nunca
me agarró por atrás
me agarró la cara
mordí su mano
la empujé
se cayó de espalda
me devolví
y la remate
la pateé
le rompí un jarrón en la cabeza
con un pica hielos
la apuñalé entera
mi mamá era insoportable
egoísta, manipuladora, perra
ni las perras abandonan a sus hijos
la maté
la rematé.


SONY, 30 AÑOS


Soñé que me dolía
no siento dolor
dicen que es porque soy colorín
sé que no
soy un suicida innato
todo lo que me pueda hacer daño
no lo advierto
esa parte no está en mi cerebro
puedo meter la mano en ácido
y no siento dolor
el dolor es la protección de la vida
el dolor nos protege de algo
que nos puede hacer daño
por eso los cactus tienen espinas
por eso te quemas con algo caliente
el dolor nos protege
dios lo quiso así.


******

Acerca de la autora:
Clo Domínguez (Copiapó) 
Ingeniera de profesión, escritora por convicción. Gestora de numerosos proyectos culturales en la Región de Coquimbo. Autora de los libros El Papagayo (1994), Entre el tiempo y el ser (2014), Elefante efervescente (La Polla Literaria 2015, Emergencia Narrativa 2017) y Lemniscata. La casa (Emergencia Narrativa 2019) primera entrega de la trilogía de terror Lemniscata. Reporte de daños es parte de su poemario inédito, Una copa de nada

Síguenos en redes sociales

© Copyright 2021 A&A - Desarrollado por MAUD - Asesorias Gráficas

Made with Mobirise website templates